Sierra de Cazorla, Segura y Las Villas

En esta ocasión teníamos 10 días de vacaciones a final de septiembre. Aunque nuestra idea inicial era irnos a Picos de Europa, cuando se acercaba el día, el tiempo cambió y tanto en Picos de Europa como en Pirineos no teníamos asegurado el buen tiempo. Así que miramos el pronóstico en el mapa de España y decidimos irnos al sur, concretamente a la Sierra de Cazorla, Segura y las Villas. Todo un acierto.

Descubrimos Cazorla hace unos años, recorriendo una parte de la sierra en un viaje en bici y nos sorprendió. Así que le debíamos una segunda visita, pero en esta ocasión dejamos la bici en casa y nos llevamos material de trekking, escalada, barrancos, ferratas… por lo que pudiéramos encontrar.

Viajamos en la furgo y la primera noche tras cenar unas raciones ricas en Hornos, nos adentramos en el Parque para dormir en la zona de Acampada Controlada La Huerta Vieja, que se convirtió en nuestro “campo base”.

img-20160920-wa0001

COTORIOS-PICO BANDERILLAS-REFUGIO CAMPOS DEL ESPINO-COTORIOS

Nuestro primer plan era realizar un recorrido de tres días, subiendo al pico más alto de la Sierra (Pico de Las Banderillas, 1993 m). Preparamos la mochila con la comida y material necesario y nos pusimos en marcha.

Partimos desde la Piscifactoría cercana al centro de interpretación de la Torre del Vinagre. La ruta transcurre por una pista paralela al Río Borosa, pasando por la Cerrada de Elías y sigue hasta la central hidroeléctrica, donde continúa un sendero junto a varios saltos de agua, hasta llegar al más espectacular de todos que es conocido como salto de los Órganos. Por desgracia, en la época que nosotros fuimos y tras una primavera y un verano muy seco, no había apenas agua y la mayoría de estos saltos estaban prácticamente secos.

Tras el salto, se llega a unos túneles excavados en la roca para conducir el agua a la central. Pasamos el primer túnel, donde teníamos que coger un desvío a la izquierda. Nos costó encontrarlo y el GPS no nos daba una ubicación precisa, por lo que estuvimos recorriendo el primer túnel en uno y otro sentido como si estuviéramos atrapados en el día de la marmota.

Tras hallar el sendero, comenzamos la subida siguiendo algún que otro hito disperso hacia el collado del Picón del Haza. En algunos tramos la senda se pierde y tiramos de Gps. En otras ocasiones, los Boj hacían difícil avanzar. Vamos recorriendo el Cinto del Águila con vistas espectaculares y alcanzamos el collado del Puntal del Águila. Tras unas zetas ascendemos hacia el cordal de las Banderillas.

Como no habíamos madrugado mucho y nos lo tomamos con tranquilidad, nos empezó a anochecer al llegar al cordal, por lo que pudimos disfrutar de una fantástica puesta de sol y una preciosa luna llena.

Al poco de comenzar el cordal, se empieza a ver al fondo el refugio como un espejismo, puesto que a pesar de tenerlo a la vista, aún nos quedaría un largo recorrido hasta llegar.

dsc_0705dsc_0708

Éramos desconocedores de la zona y nuestra sorpresa al llegar fue encontrarnos con dos refugios. Uno más grande y otro pequeño. Ambos son utilizados por los retenes para la vigilancia de incendios. El refugio pequeño tenía un camastro y una mesa. Estaba ocupado por el retén al tener mejor visión de la zona y ser más cálido. Pasamos la noche en el otro refugio, más grande y que era usado para almacenar material.

A la mañana siguiente, el sol empezó a calentar pronto el refugio y nos pusimos en marcha. Había habido cambio de turno en el retén de vigilancia y nos acercamos a saludarle. Muy amablemente nos estuvo contando cosas de la Sierra y de la campaña de vigilancia para prevención de incendios. Contemplamos las vistas desde lo alto del pico y nos acercamos a sacar unas fotos del vértice geodésico.

dsc_0730dsc_0735

Desde lo alto pudimos hacernos una idea de la etapa que nos esperaba. Pretendíamos llegar hasta el nacimiento del Río Segura. Divisamos el recorrido que deberíamos hacer por la altiplanicie desarbolada de los Campos de Hernán Perea. Aunque tanto Sergio como yo, pensamos que nos esperaba un día duro cuando el sol empezara a apretar (sin una mala sombra y con un paisaje que se volvería monótono durante kilómetros) no dijimos nada y comenzamos el descenso.

Después de 7km caminando por una pista divisando al fondo un solitario ciprés que parecía inalcanzable, pasamos por delante del Refugio de Campos del Espino y paramos un rato a verlo, descansar y picar algo. Desde ahí partía otro recorrido balizado como una de las variantes del itinerario del GR247 Bosques del Sur y que llevaba hasta Cotoríos.

dsc_0752dsc_0754

Ante la idea de seguir recorriendo durante toda la jornada la monotonía de los Campos de Hernán Perea, valoramos la posibilidad de acortar nuestro trekking en un día y recorrer los 22,5km que teníamos hasta Cotoríos y emprendimos la marcha.

El recorrido comienza con fuertes contrastes, desde los pastos desarbolados de la altiplanicie hasta un denso bosque rodeado de imponentes paredes.

En la zona cercana al Cortijo de la Fresnedilla,  a la refrescante sombra de chopos y entre los juncos, nos sorprende la presencia de varios jabalíes y también de algunas ciervas con sus crías que salen espantados nada más sentir nuestra presencia.

La senda finaliza en un gran mirador donde comienza una larga pista forestal en ligero descenso paralela al Río Aguas Mulas. El cansancio empieza a notarse y nos esperan un montón de kilómetros por una amplia pista que acabaría con nuestros pies.

Llegando a la casa forestal de los Bonales empezamos a ver a los primeros excursionistas. Desde que abandonamos el recorrido del Borosa, no nos habíamos vuelto a cruzar con nadie. Entablamos conversación con algún paisano y pensamos en la posibilidad de que en el Parking más cercano alguien nos recogiera y nos acercara un poquito a nuestro destino.

Levantamos el pulgar y pusimos cara de pena, pero nadie se apiadó de nosotros. Algunos iban con el coche completo. Otros simplemente nos saludaron al pasar o nos ignoraron.

Llegados al cruce de la carretera principal con el camping de Llanos del Arance, con los pies destrozados y en vista del poco éxito que teníamos haciendo autostop, decidimos usar el móvil para ver si existía en la zona algún tipo de servicio de taxi que nos salvara los 8km que aún nos quedaban hasta llegar a la furgoneta.

Fue una estupenda idea. Llamamos a un taxi que se acercó a recogernos y que además de acercarnos, nos estuvo hablando sobre la dramática historia de los antiguos pobladores de esta Sierra, expulsados de sus tierras para la creación del Coto Nacional de Caza.

Nos despedimos del taxista con una buena recomendación de un lugar para cenar y con unas cuantas nuevas propuestas de sitios en la zona que visitar y conocer durante los siguientes días.

Track Día 1. Río Borosa- Banderillas

Track Día 2. Banderillas-Cotorríos

Anuncios

2 Respuestas a “Sierra de Cazorla, Segura y Las Villas

  1. Hola!! teneis aun el telefono del taxi? Quiero hacer una ruta larga por la zona y seria mucho tute hacer ida y vuelta. Gracias!!

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s