Acerca de… Sergio y Pilar

img_1650

Viajando en finde porque es el tiempo libre que el trabajo nos permite disponer para viajar.

Cuando leemos libros y crónicas sobre grandes viajes en bicicleta o de otro tipo, sentimos en parte una gran envidia por todas esas experiencias que nos estamos perdiendo y en parte cierta cobardía por no ser capaces de elegir esa opción. No solo es cuestión de dinero (que también), los motivos son múltiples, pero tampoco hace falta contarlos aquí.

Así que esto es lo que es lo que tenemos, por ahora (fines de semana y vacaciones). Es lo que hemos elegido y lo que tiene gran parte de la gente que conocemos de nuestro entorno.

Aunque no nos gusta esperar al fin de semana para empezar a vivir, tampoco nos gusta que los días se conviertan en solo trabajar y dormir. Intentamos que haya algo más de lo que disfrutar: los entrenamientos, el ir planificando actividades para el siguiente finde, descorchar una botella de vino en la cena…

Todo esto también tiene sus inconvenientes. Podríamos escalar nuestro primer 8000 en el cesto de la ropa pendiente de doblar, la limpieza de la casa se limita a la higiene necesaria y “lo que ve la suegra”. Los gatos también demandan su atención y piden un poco de manta y sofá de vez en cuando. Afortunadamente para ellos, para la organización de la casa y también para nuestro descanso, algunos fines de semana llueve.

Así que si no dispones de una etapa de tu vida para dedicarla a viajar, tal vez tengas un finde para escaparte o un rato para salir con la bici o hacer una ruta por la montaña. Las opciones son infinitas, solo hay que ponerlas en práctica.